PAR BIOMAGNÉTICO MEDICO

¿ Que es el Par Biomagnético Médico o Biomagnetismo? 

Es una eficiente terapia, desarrollada por el Dr Isaac Goitz, de México, que no presenta efectos secundarios, pues no requieren costosos aparatos (sólo un set de pequeños imanes) y, sin embargo, involucra conceptos inéditos que abren las puertas a la medicina del futuro y se reestablece , con este tratamiento,  el equilibrio bioenergético del organismo.

EL TRATAMIENTO CON IMANESbio_01

El tratamiento con imanes, desde el punto de vista de las terapias complementarias y de la Naturopatía, no ataca ni lucha contra ninguna enfermedad, trabaja en el TODO del ser humano, tiene como objetivo ayudar a su homeostasis a recuperar su equilibrio y así pueda esta homeostasis) de manera eficiente encontrar los caminos adecuados de la auto curación.

¿Para que se usa?
Para todas  las enfermedades y problemas de salud que tienen las personas, tanto físicos como emocionales.

¿Cómo se usa?

Se hace un  RASTREO (búsqueda de las zonas a colocar los imanes desde la respuesta muscular inteligente de la persona), para localizar las zonas alteradas o que tengan la necesidad de los imanes en polaridades específicas determinando cuáles son los factores que están afectando al sujeto: estrés, alimentación, campos magnéticos alterados, radicales libres, fuerza genética, emociones, organismos patógenos, etc.bio_03

Se puede utilizar junto a otras terapias y el numero de sesiones lo determina la evolución del cuadro clínico.

No produce efectos colaterales indeseables, y por ello es también un procedimiento preventivo de la salud, al detectar oportunamente la patología, aún antes de su manifestación clínica.

Con el par biomagnético , un gran porcentaje de personas experimentan rápidas y notables mejorías que no ocurren comúnmente con otros tratamientos. Esto se debe principalmente a la destrucción de los virus, que como sabemos, son de muy difícil tratamiento para la medicina convencional, la cual tiene sólo éxitos relativos exterminando bacterias por medio de antibióticos, hongos con antimicóticos y parásitos con antiparasitarios.

¿Como actúa?

Cuando hay una noxa actuando, llámese virus, bacteria, tóxico, hongo, trauma, etc., debido a la “mortificación” del tejido afectado, se produce una alteración de su acidez o pH y las células involucradas se ven alteradas en su función, perjudicándose su buen funcionamiento, al tiempo que se va favoreciendo la alimentación del “problema” (bacteria, virus, hongo, parásito, toxina, etc). El cuerpo humano se mantiene en salud siempre que su pH o acidez interna se mantenga en un rango de neutralidad cercano al valor 7.

bio_02

Todos los seres vivos nos mantenemos en estado de salud cuando existe un equilibrio energético en nuestros sistemas, órganos y tejidos, compuestos finalmente por una delicada y compleja estructura de células que están en constante intercambio de información entre ellas.

A su vez las células requieren de un medio ambiente apto para mantenerse en buen funcionamiento y en esto tiene vital importancia el equilibrio iónico en ellas y su entorno, esto es: de cargas positivas y negativas, dando finalmente un equilibrio entre las cargas ácidas y básicas o equilibrio de pH.

Si se corrige la alteración iónica, desaparece el problema. ya que se vuelve al punto de equilibrio. De esto último se encarga el BioMagnetismo que gracias al efecto de su fuerza o energía de polaridad, la carga o polaridad magnética negativa es capaz de impactar a una carga similar patológica y al hacerla encontrarse con su similar inversa (la positiva), anularlas hasta hacerlas de valor cero.

Es decir, la enfermedad o alteración de una parte del cuerpo necesita que se mantenga la distorsión o desequilibrio entre cargas positivas o negativas para poder sobrevivir como problema.

¿Que se usa para hacer el diagnóstico?

El test de resistencia muscular y es el propio cuerpo de la persona el que avisa dónde se encuentran los órganos desequilibrados y que pares biomagnéticos se deben colocar para restaurar ese equilibrio. Sobre estos puntos, se colocan imanes determinados, lo que produce una interrupción de la retroalimentación energética entre virus y bacterias, y simultáneamente corrige la alteración del pH en su cuerpo producido por los patógenos.

En el caso de los virus, se destruye su carga patógena de ADN, y en las bacterias, el cambio del pH obstaculiza su reproducción y se debilitan frente al sistema inmunológico.

¿Que puede curar?

Puede ejercer un efecto de corrección sobre todas las distorsiones energéticas que se alberguen en un organismo enfermo, cualquiera sea su origen. El limite al efecto curativo depende de que dicha distorsión energética no haya causado un daño estructural (celular) irreversible.

¿Se puede usar con otras terapias?

El BioMagnetismo es compatible con cualquier otra forma de terapia de tipo energético, es decir pude utilizarse en conjunto con homeopatía, flores de Bach, Reiki, bioenergética, etc. También puede utilizarse en conjunto con tratamientos alopáticos tradicionales siempre y cuando se justifique su uso y no se disponga de otra alternativa.

Sin embargo es frecuente que una vez comenzado el tratamiento con BioMagnetismo las dosis de remedios previos sean disminuidas gradualmente, incluso por el médico tratante convencional. Ocurre esto por ejemplo en pacientes diabéticos, insulinodependientes. Lo mismo puede ocurrir con pacientes con inmunodeficiencia, o VIH positivos, cuando después de instaurada la terapia con BioMagnetismo manifiestan una mejora notable en su condición y pueden comenzar a modular las dosis de los fármacos que tomaban antes de la terapia BioMagnética. Esto es así en muchas otras enfermedades.

¿Cuanto tiempo dura un tratamiento?

Ningún enfermo es igual a otro ante una misma enfermedad o cuadro sintomático. Influye en esto la edad, el estado nutricional, la carga tóxica previa, el tiempo de evolución de la enfermedad, los medicamentos recibidos previamente, las lesiones que ya están instauradas en el cuerpo, etc. Sin embargo desde la primera o segunda sesión el enfermo ya comienza notar cambios positivos en su salud. En promedio para casos crónicos pueden requerirse 4 o 5 tratamientos, pero el número real lo determinará el mismo paciente, dependiendo de su evolución.